logo
logo

Kate Clark

08, agosto 2011

La línea de perturbación del rostro íntimo y el cuerpo de los animales afirma que la experiencia humana está mayormente restringida, como una máscara que es incomprensible y psicológicamente compleja. Al pensar en lo salvaje de la naturaleza estamos llenos de asunciones. Proyectamos un malestar, una respuesta a lo que entendemos como primitivo, sin restricciones e incluso peligroso. La cara domesticada, nuestro rostro, es un espejo que refleja la seguridad y el crecimiento. La emoción queda atrapada en los ojos, la boca, la inclinación de la cabeza. Una vida, con su historia particular y única, que nos mira a su vez.  Esta una parte de la declaración que hace Kate Clark como artista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *